Tras el estreno y la gran acogida que ha tenido nuestro I Congreso Online sobre “El Entrenamiento de la Fuerza en el Fútbol” como principal atractivo de esta Navidad y tras varias semanas publicando contenido más relacionado con la preparación física, pasamos esta semana a compartir una SSP de mayor especificidad.

Como nos indicaba Paco Seirul·lo en alguna de las enriquecedoras conversaciones mantenidas, “los saltos cualitativos sólo se producen desde lo específico. Y para ello, necesitamos jugar. En ese juego, el arte del entrenador consiste en aplicar aquellos constreñimientos o normas de provocación que generen en nuestro equipo los comportamientos pretendidos y los objetivos planteados, siendo siempre el principal la optimización del colectivo.

A partir de ahí, consideramos que el equilibrio entre los constreñimientos planteados en la tarea y la libertad que se le conceda al jugador para tomar decisiones en el juego serán un aspecto clave a la hora de desarrollar y optimizar todas sus estructuras o aquellas estructuras priorizadas.

Venimos observando en algunos contextos desde hace tiempo que en algunas ocasiones como técnicos prestamos mayor atención o damos mayor importancia a que “nuestra tarea planteada salga lo más bonita posible” en función de lo que hemos dibujado que en analizar si lo que está sucediendo ayuda y genera adaptaciones en nuestro equipo o no. Pues no deberíamos olvidar nunca que nuestro principal rol es facilitar recursos y herramientas para que el principal protagonista de este juego, el jugador, siga desarrollándose.

Así, esta semana os traemos una situación de juego real (adaptable en función del número de jugadores de tu plantilla) donde el objetivo principal es estimular uno de los comportamientos tácticos que más interés ha generado en la comunidad futbolística en el último tiempo: la presión tras pérdida. En este caso, a través de una división del espacio y una norma de provocación sencilla tratamos que el equipo que se encuentra en posesión del balón esté alerta antes de que la pérdida se produzca para reaccionar lo antes y de la mejor manera posible.

¡Esperamos que os guste y que os resulte útil y práctica en vuestros contextos!

DESCRIPCIÓN

Situación real de juego con 2 equipos de 8 o 10 jugadores + porteros organizados en el sistema considerado por el entrenador y con el espacio dividido en 2 mitades diferenciadas.

El equipo a quien le corresponde la posesión del balón, siempre inicia jugando con todo su equipo situado en la mitad de campo del equipo rival (quien espera en un bloque bajo) con el objetivo de atacar y finalizar jugada.

Si el equipo defensor recupera el balón, tiene que realizar 3 pases en su propio campo antes de poder avanzar a la mitad del equipo rival para poder contraatacar. Si lo consigue, el equipo rival sólo puede replegar con su línea de 4 defensas, o con su línea de 4 defensas y 2 medios (siempre en inferioridad numérica).

El objetivo principal del equipo en posesión de balón es reaccionar lo antes posible ante la pérdida en campo rival y recuperar la posesión antes de que el equipo rival contraataque.

DESCARGAR PDF DEL EJERCICIO

El equipo de Fútbol Revolucionario