Volvemos a la carga de nuevo con una nueva situación de entrenamiento que poder incluir al inicio de tus sesiones (¿y por qué no al final?) donde la interacción entre jugadores y la exigencia estará asegurada por la organización y los constreñimientos propuestos en la descripción.

El objetivo está claro: la presión tras la pérdida del balón. Y de manera consecuente, la organización espacial del equipo que lo ha recuperado.

En ambas situaciones, deberemos incidir en varios aspectos. Por un lado, la presión tras pérdida del equipo correspondiente sucede incluso antes de que esa pérdida se produzca. ¿Cómo? A través de la organización y distancias del equipo en posesión del balón y, sobre todo, a través de estar conectados y concentrados en la tarea para reaccionar en el momento en que esa pérdida se produzca.

Por otro lado, hay un aspecto clave en el que debemos incidir con respecto al equipo que acaba de recuperar el balón y es jugar lo más simple posible en los primeros pases tras la recuperación para poder organizarnos en el espacio. Por eso, para ello no consideraremos estar en “dominio” de la posesión del balón hasta que consigamos 3-5 pases tras la recuperación.

Además, debemos tener en cuenta que en este tipo de situaciones, el concepto de presión tras pérdida hace que la carga a nivel socio-afectivo también sea más elevada, pues normalmente el grado de implicación en estas tareas es bastante positivo por el objetivo buscado en ellas.

Por otra parte, es muy importante adaptar la tarea en función del nivel de nuestros jugadores. Y con esto nos referimos tanto al espacio – tiempo como a las normas de provocación propias de la tarea.

En cuanto al espacio, debemos saber que a un mayor espacio le corresponderá una mayor facilidad para los jugadores en posesión del balón y como consecuencia, una mayor dificultad para los defensores a la hora de recuperarlo, con lo que el grado de interacción y cambio de rol será menor seguramente.

En cuanto al tiempo, series más cortas nos facilitarán orientar este rondo hacia la fuerza – velocidad y nos permitirá mantener la calidad de las acciones; mientras que series más largas provocarán un grado mayor de fatiga, orientando la situación hacia la resistencia con la consecuente pérdida de explosividad a medida que avance la tarea.

Y como planteábamos al inicio y con el objetivo de generar reflexión, ahí te dejamos la pregunta:

¿Este tipo de situaciones sólo al inicio de la sesión o también tienen cabida al final?

DESCRIPCIÓN

Rondo donde participan 10 jugadores organizados en 3 equipos: un equipo atacante de 3 jugadores, un equipo defensor de otros 3 jugadores y 4 jugadores como comodines.

Los comodines participan durante toda la serie con el equipo que está en posesión del balón. OPCIÓN: Si pierde el balón un comodín, cambia su rol con un jugador del equipo defensor.

El equipo defensor presiona con un máximo de 2 jugadores en la zona donde está el balón, organizándose así en una estructura 2-1.

El equipo atacante se sitúa con un jugador en cada fondo + 1 jugador en el medio.

Si el equipo atacante pierde el balón se invierten roles y pasa a defender, mientras que el equipo que recuperó la posesión se organiza con 2 jugadores en los fondos y 1 en el medio.

Por razones de privacidad YouTube necesita tu permiso para cargarse.
I Accept

 

¡Seguimos avanzando en la búsqueda de nuestra mejor versión!

El equipo de Fútbol Revolucionario