Una semana más, volvemos con una nueva entrada. Esta vez en forma de circuito con el que priorizar la estructura condicional de nuestros jugadores y estimular aquellas otras que este medio de entrenamiento nos facilita.

Sabemos, que simplemente a través del juego y la especificidad en nuestras sesiones pueden ser algunas las variables que no estimulemos y otras las que sobreestimulemos en referencia a lo que la competición demanda.

A partir de aquí, los circuitos condicionales – coordinativos o físico – técnicos se convierten en un medio muy interesante con el que compensar aquellas demandas con las que con el “juego” no llegamos a estimular lo suficiente.

Partiendo de la idea de “todo es fuerza”, orientaremos estos circuitos condicionales hacia la capacidad de resistencia o hacia la capacidad de velocidad-potencia.

Las características de cada una de estas orientaciones las diferenciaremos de la siguiente manera:

- Un circuito de fuerza orientado a la resistencia estará principalmente caracterizado por mantener esas acciones durante períodos más prolongados con tiempos de pausa más reducidos y/o más intensos.

– Un circuito de fuerza orientado a la potencia o la velocidad por su parte se caracterizará por expresar esa capacidad de fuerza en el menor tiempo posible y por contar con períodos de pausa más prolongados y menos intensos.

A su vez, estos circuitos podrán tener una orientación más general hacia las diferentes capacidades específicas del futbolista o del mismo modo, podremos priorizar alguna de ellas:

  • Fuerza de desplazamiento, tanto aceleraciones y deceleraciones como alta velocidad.
  • Fuerza de salto.
  • Fuerza de lucha.
  • Acciones con el balón.

Así, una vez decidida la orientación condicional que tendrá nuestro circuito, son muchas otras las variables que debemos y podemos controlar y que al mismo tiempo nos permitirán introducir una variabilidad infinita en nuestras sesiones:

  • Participación de un mayor o menor número de jugadores.
  • Especificidad en función de la posición.
  • Inclusión de un mayor o menor número de acciones técnicas (conducción, pase, finalización…).
  • Oposición por parte de algún jugador.
  • Competición individual o por equipos en caso de existir puntuación.

Por último, son también varias las ventajas que encontramos a la hora de introducir este tipo de circuitos en nuestras sesiones:

  • Buena predisposición de los jugadores.
  • Control sobre la carga de entrenamiento.
  • Facilidad para estimular también las estructuras socio-afectiva y emotivo-volitiva.

DESCRIPCIÓN

Equipos de 2 jugadores organizados en  8, 9 o 10 parejas.

Fuerza de salto y cambio de dirección (doble valla y slalom entre picas o muñecos) + fuerza de lucha parejas (hombro con hombro) + cambio de dirección y realización 2 líneas:

  • Control, conducción entre picas y pase al compañero en función de su desmarque.
  • Amplitud de zancada + desmarque hacia el compañero con balón en 3 opciones:
    • Acercarse al compañero para realizar una pared.
    • Carrera al espacio para recibir pase a la espalda de la defensa y finalizar.
    • Carrera al espacio por detrás para recibir balón al espacio y terminar con pase al centro del área y finalización del jugador que inició con balón.

DESCARGAR PDF DEL EJERCICIO

Y a ti, ¿se te ocurren algunas otros puntos positivos que compartir?

¡Seguimos avanzando en la búsqueda de nuestra mejor versión!

El equipo de Fútbol Revolucionario