Viendo la grandísima acogida que le estáis dando a nuestro Ebook “Circuitos Dirigidos”son más de 500 las descargas!) y con el objetivo de seguir aportando contenido práctico con el que ayudar a vuestros jugadores a dar un salto en su rendimiento, os traemos un nuevo ejemplo donde la prioridad es la estimulación de la estructura condicional y coordinativa.

En esta ocasión, la variable condicional de carga externa principalmente estimulada será la fuerza de desplazamiento, concretamente la distancia recorrida a alta velocidad. A diferencia de otros circuitos presentados, esta vez tratamos de aportar una mayor “especificidad” entendida desde que el jugador pueda simular y realizar acciones que pueden ser demandadas en su posición. Del mismo modo, alejándonos de esa “especificidad” y pudiendo otorgar así mayor variabilidad o riqueza, los jugadores pueden rotar por las 3 posiciones del circuito (como se muestra a en la descripción).

Como comentábamos en post anteriores, la distancia recorrida a alta velocidad es una de las más demandadas en la competición y, por tanto, una de las más determinantes en el rendimiento de nuestros jugadores. Así, se ha convertido en uno de los temas de análisis más recurrentes en los últimos tiempos por la comunidad científica.

Partimos de una idea clara: Nuestro objetivo es hacer mejores a nuestros futbolistas. Para ello, la mayor parte del tiempo, necesitamos un contexto de entrenamiento lo más específico y cercano posible a la competición (oponentes, toma de decisión, entorno…) para que nuestros jugadores puedan interpretar lo que les demanda el juego, pues de nada nos sirven los datos y números elevados que muestran grandes distancias recorridas a alta velocidad si esos esfuerzos no son ajustados al momento y espacio oportuno. 

Así, los circuitos se convierten en una herramienta muy útil con el objetivo de estimular de manera más “concreta” las acciones del juego y tipo de esfuerzo que prioricemos. A partir de ahí, en estas situaciones son infinidad de variantes las que podemos incluir para estimular más una estructura u otra. En este caso, el hecho de organizar al equipo en grupos, incluir finalización y competición, hará que el componente socio-afectivo también se vea beneficiado.

Desde el punto de vista condicional, podrán tener una orientación mayor hacia la fuerza-velocidad (con mayor tiempo de recuperación entre acciones como mostramos en este caso), o una orientación hacia la fuerza-resistencia (con menor tiempo de recuperación entre acciones o con una recuperación activa de cierta “intensidad”).

DESCRIPCIÓN

Circuito dirigido organizado en grupos de 3 jugadores donde la prioridad es la estimulación de las estructuras condicional y coordinativa.

  • Jugador 2 y jugador 3 empiezan prácticamente al mismo tiempo sus respectivas acciones condicionales.
  • Jugador 1 pasa para jugador 2 cuando está llegando al espacio de recepción (ajuste temporal); jugador 2 controla y juega sobre el desmarque de apoyo del jugador 3, quien a un toque deja el balón para que el jugador 1 pase al espacio para la carrera del jugador 2, quien centra al área para el remate de jugador 1 y jugador 3.

Podemos organizar 2 estructuras (una por banda derecha y otra por izquierda) con el objetivo de trabajar los dos perfiles.

Por razones de privacidad YouTube necesita tu permiso para cargarse.
I Accept

 

CONSIGUE TU “EBOOK SOBRE CIRCUITOS DIRIGIDOS” DONDE OBTENDRÁS 15 PRÁCTICAS DIARIAS QUE PODER LLEVAR A CABO EN TUS SESIONES.

¡Seguimos caminando, o esprintando!

El equipo de Fútbol Revolucionario