Con el objetivo de seguir aportando ideas prácticas que aplicar en nuestro día a día en busca de la mejor versión de nuestros jugadores, hoy os traemos una nueva propuesta centrada en un circuito técnico de finalización donde se prioriza el centro lateral y el remate a portería.

De esta manera, introducimos por primera vez un medio de entrenamiento que no hemos presentado hasta ahora como son estos circuitos técnicos, donde priorizaremos la estructura coordinativa de nuestros jugadores.

Son muchas las variables del entrenamiento que podemos controlar y cuantificar. Sin embargo, en muchas ocasiones, serán aquellas que estén más cerca de lo cualitativo y alejadas de los números las que nos permitan generar adaptaciones y optimizar el rendimiento de nuestros jugadores. 

Por ello, una de las habilidades fundamentales de cualquier técnico en fútbol será la capacidad de presentar situaciones, tareas y contextos que nuestro equipo requiera en un momento determinado. Así, después de preguntarnos qué es lo que nuestro equipo necesita en cada instante, deberíamos analizar qué vamos a generar con el entrenamiento que les presentemos para más tarde evaluar si ha ocurrido lo que pretendíamos.

Para nosotros, uno de los elementos clave que debe existir casi siempre en nuestras sesiones es la competición, ya que es un escenario que facilita al jugador mostrar su mejor rendimiento. Esa competición o puntuación en las tareas provoca que sean también muy estimuladas las estructuras socio-afectiva y emotivo-volitiva.

Además, normalmente en este tipo de circuito técnico que os presentamos, nos aseguramos por un lado una ligera estimulación de la estructura condicional y por otro lado, un contexto que en la mayoría de los casos es muy del agrado de los jugadores ya que les acerca precisamente a lo que más buscamos en la competición: el gol. 

En este caso, proponemos este tipo de tareas para el día previo a la competición (MD -1), ya que como señalábamos previamente, nos facilitará generar impacto y adaptaciones en el grupo a nivel socio-afectivo, sabiendo de la importancia que lo emocional en nuestro deporte.

DESCRIPCIÓN DEL EJERCICIO

Organizamos 3 equipos de 6 jugadores y 3 estructuras de finalización.

  • Estructura 1 (equipo azul): Jugador 1 pasa a compañero, quien a su vez deja de cara con un tercer jugador que pasa al espacio para jugador 1, quien centra al área para la llegada de sus 2 compañeros.
  • Estructura 2 (equipo amarillo): Jugador situado en medio se mueve hacia derecha o izquierda. En función de ese movimiento, el jugador más alejado se mueve al lado opuesto para recibir balón y pasar con jugador que estaba situado en medio, quien recibe y finaliza (A). Una vez ese jugador más alejado ha pasado balón, realiza un desmarque para recibir un pase y finalizar (B).
  • Estructura 3 (equipo rojo): Tras pase previo, se inicia una conducción hasta que el jugador más alejado dobla por fuera para recibir pase y centrar para la llegada de sus 2 compañeros.

ROTACIÓN EN CADA ESTRUCTURA: Jugadores que centran van al remate; jugadores que ayudan con pases cortos van a centrar; jugadores que rematan van a posiciones de ayuda para pase corto.

Tras una acción del equipo azul, empieza directamente el equipo amarillo y posteriormente el rojo.

 

DESCARGAR PDF DEL EJERCICIO

¡Esperamos que os guste y, como siempre, que os resulte práctica para poder adaptar a vuestro contexto!

El equipo de Fútbol Revolucionario