¡Bienvenidos a nuestro área práctica una semana más! En esta ocasión, saltamos al campo con un rondo dinámico que poder incluir al inicio de tus sesiones donde la interacción entre jugadores y la exigencia estará asegurada por la organización y los constreñimientos propuestos en la descripción. 

Una propuesta planteada por los técnicos Pere Romeu y Fran Beltrán que podría convertirse perfectamente en la parte principal o central de una sesión con un objetivo de restauración o donde la carga no fuese muy elevada.

Mientras que a nivel condicional no será una situación de una alta exigencia, sí que supondrá un estímulo de la condición física y diferentes variables de carga externa. Por su parte, a nivel coordinativo y cognitivo serán muchos los contenidos y principios individuales de juego que estarán presentes en la tarea como os mostramos en el PDF descargable del final.

El objetivo principal será la progresión en el juego a través de espacios interiores. Y de manera consecuente, se producirán otra serie de principios que estarán implícitos en la tarea, como la presión tras pérdida.

En ambas situaciones, deberemos incidir en varios aspectos. Por un lado, la presión tras pérdida del equipo correspondiente sucede incluso antes de que esa pérdida se produzca. ¿Cómo? 

A través de la organización y distancias del equipo en posesión del balón (vigilancias) y, sobre todo, a través de estar conectados y concentrados en la tarea para reaccionar en el momento en que esa pérdida se produzca. Para fomentar esa presión tras pérdida, el objetivo del equipo defensor será conseguir gol una vez recupere el balón.

Por otro lado, la superioridad del equipo en posesión del balón y los constreñimientos planteados en la situación nos permiten la observación y el entrenamiento de unos contenidos y principios individuales imprescindibles en el desarrollo de nuestros jugadores, como por ejemplo:

  • Ajustes espacio temporales.
  • Perfil y orientación corporal para recibir pase y seguir jugando.
  • Controles rectos u orientados para seguir jugando.
  • Esconder intenciones de pase para que el rival no sepa dónde vamos a jugar.
  • Movimiento de los jugadores sin balón en función de la presión de los oponentes.

Además, la rotación de los jugadores situados en los fondos nos permite introducir en su desplazamiento algún estímulo condicional que enriquezca la tarea desde esa estructura y que aumente la carga de entrenamiento si ese es nuestro objetivo (desplazamientos a alta velocidad, secuencias coordinativas, cambios de dirección, frecuencia de apoyos, etc)

Del mismo modo, debemos tener en cuenta que en este tipo de situaciones, el desarrollo de la estructura socio-afectiva también es elevada, pues normalmente el grado de implicación en estas tareas es bastante positivo por el objetivo buscado en ellas.

Por último, es muy importante adaptar la tarea en función del nivel de nuestros jugadores. Y con esto nos referimos tanto al espacio – tiempo como a las normas de provocación propias de la tarea.

  • En cuanto al espacio, debemos saber que a un mayor espacio le corresponderá una mayor facilidad para los jugadores en posesión del balón y como consecuencia, una mayor dificultad para los defensores a la hora de recuperarlo, con lo que el grado de interacción y cambio de rol será menor seguramente.
  • En cuanto al tiempo, series más cortas nos facilitarán orientar este rondo hacia la fuerza – velocidad y nos permitirá mantener la intensidad de las acciones; mientras que series más largas provocarán un grado mayor de fatiga, orientando la situación hacia la resistencia con la consecuente pérdida de explosividad a medida que avance la tarea, sobre todo por parte de los defensores.

DESCRIPCIÓN DEL EJERCICIO

Se juega un rondo 8vs4 organizado en parejas o grupos de 4 donde hay otros 4 jugadores esperando fuera detrás de las miniporterías (16 jugadores en total, aunque se puede adaptar con más o menos jugadores).

Los defensores se organizan en una estructura 2-2.

Los jugadores ofensivos situados en los fondos rotan al espacio siguiente (detrás de las miniporterías) tras cada progresión en el juego, y los dos jugadores que se encontraban esperando pasan a ocupar su espacio. Los jugadores ofensivos situados en las bandas se mueven de una zona a otra ofreciendo apoyo sin poder conectar ellos con el siguiente espacio, mientras que los jugadores ofensivos situados en el centro pueden conectar con el siguiente espacio jugando a 1 toque.

Si los defensores consiguen recuperar el balón, tratan de hacer gol en las miniporterías. 

¡Seguimos avanzando en la búsqueda de nuestra mejor versión!

El equipo de Fútbol Revolucionario