Cuantificación de la carga de entrenamiento durante la temporada en relación con la carga del partido en jugadores profesionales de fútbol de la Eredivisie holandesa (2017)

Tom G. A. Stevens, Cornelis J. de Ruiter, Jos W. R. Twisk, Geert J. P. Savelsbergh and Peter J. Beek SCIENCE AND MEDICINE IN FOOTBALL, 2017 VOL. 1, NO. 2, 117–125 https://doi.org/10.1080/24733938.2017.1282163

Desde Fútbol Revolucionario os presentamos un estudio de cuantificación de la carga de entrenamiento en jugadores de la liga holandesa, donde se estudia la diferencia de variables condicionales entre los diferentes entrenamientos y partidos de competición, así como la diferencia de cargas acumuladas entre jugadores titulares y suplentes durante el microciclo semanal, aspecto que creemos importante y relevante  para entrenadores y preparadores físicos a la hora de planificar entrenamientos y secuenciar los minutos de juego en competición.

Los objetivos de este estudio fueron (1) cuantificar y comparar la carga de los días de entrenamiento y partidos de un equipo de fútbol profesional y (2) comparar el entrenamiento de los jugadores no titulares el día después del partido con el entrenamiento normal de jugadores titulares y no titulares.

En cuanto a la metodología se registró la carga de entrenamiento de fútbol en campo durante los días de entrenamiento de la temporada (categorizados como días antes del día del partido, es decir, MD menos) y 3 partidos amistosos utilizando un sistema de medición de posicionamiento local.

Las variables que estudiar se descompusieron para su análisis en:

  • Duración (min)
  • Distancia Total (TD; m)
  • Estimación de Energía consumida (kJ/kg)
  • Frecuencia Cardiaca (Time min >90%HRmax)
  • Distancia Carrera (Run; m 14.4–19.8 km/h)
  • Distancia Carrera Alta Velocidad (HSR; m >19.8 Km/h).
  • Aceleraciones y Deceleraciones medias (ACC/DEC; >1.5 y <3 m/s2).
  • Aceleraciones y Deceleraciones máximas (ACC/DEC; >3 m/s2).

En un primer enfoque de resultados, los modelos lineales mixtos mostraron menor carga cuando el entrenamiento se acercaba al día del partido. En relación con los valores de partido (100%), los valores de entrenamiento para carrera (52-20%; MD-4 -MD-1) y carrera de alta velocidad (38-15%) fueron más bajos que para la distancia total (67-35%), y todos considerablemente más bajos que los valores de partido.

En promedio, las aceleraciones y desaceleraciones medias y altas durante el entrenamiento fueron las variables más similares a los valores de los partidos (90-39%).

Otro hallazgo muy significativo es como intuíamos, que la carga durante el entrenamiento de los jugadores no titulares fue menor que durante el entrenamiento normal del equipo para casi todas las variables en MD-4 y algunas variables de alta intensidad en MD-3 y MD-2.

Como conclusiones a nivel general vemos que los resultados destacan que las medidas de aceleración y desaceleración complementan las variables de carga externa más comúnmente utilizadas basadas en la distancia y la velocidad. Un estudio óptimo de variables locomotoras debería complementarse con variables mecánicas y también metabólicas, para tener un adecuado control de la carga del jugador. Además, el estudio refleja que los jugadores no titulares están potencialmente infra entrenados en comparación con los jugadores titulares, especialmente en términos de variables de distancia a alta velocidad.

En cuanto a limitaciones del estudio tenemos que sólo se analizaron 3 partidos, hubo una extrapolación de datos de los jugadores que jugaron + 60 min – a 90 min y que la carga interna fue mayor en jugadores suplentes en la sesión -3 (probablemente por el tipo de tareas realizadas).

Desde Fútbol Revolucionario nos gustaría ayudaros como siempre a partir de la perspectiva científica con unas Aplicaciones Prácticas para vuestros entrenamientos, que resumimos a continuación a partir de la lectura y estudio del artículo:

  • Importancia de incluir aceleraciones y desaceleraciones (en valores medios y máximas) como medidas de carga externa, además de las tradicionales como distancias y velocidades.
  • Elegir e informar con pocas variables (3–6) para mantener la comunicación simple y eficaz con el staff, y de esta forma simplificar el proceso de cuantificación.
  • Las variables deben incluir al menos una medida de carga cardiovascular, distancia recorrida a alta velocidad y el número total de aceleraciones intensas con el fin de incidir suficientemente en las demandas de alta intensidad.
  • Ofrecer un mayor estimulo de entrenamiento para los jugadores con menos minutos jugados, adaptando los entrenamientos, incidiendo en las variables de distancia y metros de alta velocidad.

En definitiva, el estudio nos demuestra que la carga externa de un microciclo es dependiente de las variables a estudiar y el rol del jugador durante la semana (titular o suplente). Si nos fijamos en carreras a media y/o alta intensidad, el valor medio de semana por jugador es del doble del realizado en partido, pero si nos vamos a variables de distancia total o aceleraciones-desaceleraciones los valores pueden ser de 3 a 4 veces del realizado en partido. En cuanto a los jugadores no titulares, debemos tener en cuenta durante la semana la infra estimulación de algunas variables (por ejemplo -30% en TD y HSR) durante la semana a pesar de realizar una buena sesión compensatoria, para incluir estímulos extras con el objetivo de mantener el estado de forma sobre todo a medio y largo plazo.

Seguimos avanzando…