Bienvenidos al blog una semana más. En esta ocasión, hablaremos de las diferentes métricas que se usan para evaluar la rentabilidad de un jugador desde la dirección deportiva de un club de fútbol y su relación directa con el entrenamiento coadyuvante. No se trata de un artículo científico como se ha visto en anteriores ocasiones en este blog, pero sí de gran ayuda para la justificación de la inversión o no en el área de preparación física y rendimiento de un club.

En la actualidad, los clubes de fútbol funcionan como empresas en las que los jugadores son sus mayores activos. Desde la dirección deportiva, departamento del club responsable de gestionar los recursos que se invierten en el área deportiva, es importantísimo evaluar si la viabilidad del proyecto existe y si se generan recursos que permitan el crecimiento deportivo de la entidad. 

Para evaluar dicha rentabilidad de la inversión, se utilizan tres métricas principalmente:

  • Rendimiento deportivo: es una métrica subjetiva, ya que será evaluada directamente por la comisión deportiva del club, normalmente compuesta por el director deportivo, el entrenador o cuerpo técnico y el secretario técnico. Dependiendo de la transcendencia de sus actuaciones, se considerará que la inversión ha sido rentable o no. Con esta métrica se evalúa tanto el coste del traspaso como el salario.
  • Plusvalía generada por el jugador: es la diferencia generada entre el precio de compra del jugador y el precio de venta- Un jugador será rentable considerando esta métrica si la diferencia es positiva. 
  • Número de días disponibles para el entrenador: mide la relación entre el salario del jugador y disponibilidad para el entrenador, tanto en partidos, como entrenamientos. Es importante que el jugador sepa desde el primer momento en el que firma su contrato con el club, que percibe su sueldo por entrenar y estar disponible para los partidos, y no por jugarlos, ya que esto último es decisión del entrenador. Cuanto mayor sea el coste por partido y su relación con el salario total, menos rentable será el jugador para el club. 

En todas las métricas, directamente en la primera y tercera e indirectamente en la segunda, es donde el trabajo de prevención de lesiones, la planificación del entrenamiento, el de las cargas y el proceso de readaptación, entre otras funciones, se hacen patentes.

EL PROCESO DE RECRUITING

El primer punto donde se evalúa al jugador desde el área de preparación física y rendimiento de un club es durante el proceso de recruiting. Si se fichan a jugadores que no son capaces de mantener el estrés de la competición en la que se participa o del modelo de juego, no se conseguirá una tasa de lesiones baja en la plantilla. Esta área deberá proveer información específica al respecto al director deportivo para determinar si es conveniente o no incorporar al jugador a la plantilla (Coles PA, 2019).

EL ÁREA DE PREPARACIÓN FÍSICA Y SU RELACIÓN CON EL PRESUPUESTO DEL CLUB

Podemos dividir el trabajo de dicha área en entrenamiento coayudavente y entrenamiento optimizador. 

El entrenamiento coadyuvante preventivo se ve reflejado directamente en la métrica de número de días disponible, ya que está dedicado a la corrección, ajuste, anticipación, control y protección de aquellos factores internos y externos que pueden constituir un riesgo de sobrecarga o lesión en el deportista (Gomez, A. et al, 2019). 

Las lesiones musculares son las más frecuentes en el fútbol. Tal y como concluye Javier Raya (2017), los programas preventivos no estandarizados obtuvieron mejores resultados en la prevención de lesiones que los programas preventivos estandarizados, tanto de manera general como de manera específica con lesiones musculares, tanto a nivel de la musculatura isquiosural y de la ingle, que combinada con ejercicios de flexibilidad, consigue un descenso de la incidencia lesional en futbolistas.

Es obvio que una lesión tiene un impacto negativo, tanto en el equipo, como en el club. 

Un jugador lesionado es un jugador no disponible y, por tanto, el coste real de ese jugador para el club aumenta. 

Según estudio publicado por Eliakim E, Morgulev E, Lidor R, et al. (2020), la lesiones que sufrieron los jugadores de la Premier League de Inglaterra, se estimaron en 45 millones de libras debido a la disminución del rendimiento de la temporada, poniendo de manifiesto la necesidad de invertir en prevención de lesiones y programas de readaptación. 

De acuerdo a los datos publicados por Physioroom, los clubes de la Premier League sufrieron una media de 1410 días (SD = 554) “No disponibles” repartidos en 58 (SD = 16) lesiones durante la temporada 16/17. Combinando estos días con los salarios, los analistas pueden medir la incidencia en el presupuesto. Como reportó Physioroom, el total de pérdidas para la temporada 2016/2017 fue de 181 millones de libras, lo que significa una media de 9 millones por jugador.

Veamos un ejemplo de calcular de forma sencilla la métrica. Al dividir el coste anual entre el número de días disponible, el cociente aumenta, obteniendo el dato real de productividad del jugador.

Coste real = Salario / Nº de días disponible

Donde:

Nº de días disponible = Nº de días de temporada – Nº de días no disponible

Pongamos el siguiente ejemplo:

Tal y como vemos en las tablas 1 y 2, un jugador que no está disponible durante 10 partidos de la temporada, supone un incremento de coste al club de alrededor del 30%, según la categoría, que traducido a valores absolutos, es una cifra muy alta para el presupuesto de cualquier club. Ese cálculo, realizado sobre la totalidad de jugadores de una plantilla, nos da una imagen real del coste de plantilla del club. 

El entrenamiento coadyuvante estructural, de restauración y de cualidades específicas, así como el entrenamiento optimizador, tienen incidencia directa en el rendimiento del jugador, ya que permiten al jugador afrontar cada elemento de la competición en las mejores condiciones posibles. 

Si el jugador puede ofrecer un mejor rendimiento, el aporte al colectivo será mayor y llevará al equipo, en conjunto con un buen trabajo táctico y el talento y habilidad de los jugadores, a conseguir mayores logros deportivos. Esos éxitos, provocarán que el club obtenga unos ingresos mayores provenientes de la competición y que los jugadores se revaloricen, yendo al mercado con una ventaja competitiva sobre otros clubes.

¿ES RENTABLE INVERTIR EN EL ÁREA DE PREPARACIÓN FÍSICA DEL CLUB?

Podemos concluir, que la figura del preparador físico y del resto de integrantes del departamento del club es fundamental para lograr una alta disponibilidad de jugadores y aumentar el rendimiento. Por tanto, es una figura rentable desde el punto de vista financiero al incidir en:

  • Aumento de rendimiento del jugador que facilita la consecución de objetivos deportivos. Este aspecto conlleva el incremento de ingresos por parte del club.
  • Reducción del número de días No disponible, abaratando el coste real del jugador.
  • Aumento del valor del jugador al aumentar el valor global de la plantilla tras los éxitos deportivos logrados, lo que genera mayores plusvalías en el momento de la venta de un jugador.

EL TRABAJO DE FÚTBOL REVOLUCIONARIO

Desde julio de 2021, Fútbol Revolucionario está asesorando de forma externa a diferentes clubes en el ámbito nacional e internacional, desde 3ª RFEF a 2ª División en España y de primeras divisiones de otros países en Europa, en materia de entrenamiento coadyuvante. Nuestro equipo se desplaza a la sede del club en cuestión para realizar diferentes tests y evaluaciones a los jugadores con el fin de establecer planes de trabajo individualizados que disminuyan el riesgo de lesión de cada jugador.

Posteriormente, es el propio personal del club el que se encarga de llevarlos a la práctica bajo la supervisión de Fútbol Revolucionario. Si quieres que Fútbol Revolucionario trabaje de forma conjunta con tu club, ponte en contacto con nosotros a través del email info@futbolrevolucionario.com o rellena nuestro formulario de contacto.