MEJORA DE LA VELOCIDAD DE CAMBIO DE DIRECCIÓN EN JUGADORES DE FÚTBOL POR ENTRENAMIENTO DE VIBRACIÓN Y SOBRECARGA EXCÉNTRICA INERCIAL FUNCIONAL (2016)

Tous-Fajardo, J., Gonzalo-Skok, O., Arjol-Serrano, J. L., & Tesch, P. (2016). Enhancing change-of-direction speed in soccer players by functional inertial eccentric overload and vibration training. International journal of sports physiology and performance11(1), 66-73.

Bienvenidos una semana más a nuestro blog de fútbol revolucionario. Después de nuestro último artículo sobre la relevancia del número de contactos en los juegos reducidos, volvemos a interesarnos por otro estudio fundamental en la estructura condicional. De sobra es conocida, y así ha sido tratada en nuestro blog y formaciones, la relevancia del entrenamiento de la fuerza en el fútbol actual. Como en el resto de deportes de equipo, las acciones de alta intensidad que se dan en nuestro deporte, se manifiestan en los diferentes ejes y planos de movimiento, con continuas aceleraciones y desaceleraciones que representan múltiples y variables cambios de dirección. La continua búsqueda de la optimización del rendimiento de nuestros jugadores hace que nos planteemos novedosas intervenciones en el entrenamiento buscando la mayor efectividad posible.

El objetivo de este estudio fue examinar los efectos de un nuevo paradigma isoinercial de entrenamiento de vibración y sobrecarga excéntrica (EVT) sobre la velocidad de cambio de dirección (COD) y pruebas de rendimiento múltiples aplicables al fútbol.

Siguiendo la línea práctica de nuestro blog, consideramos que es un artículo que puede aportar una gran intervención práctica y conclusiones interesantes para preparadores físicos y cuerpos técnicos del fútbol profesional a partir de un nuevo paradigma del entrenamiento de la fuerza para la mejora del cambio de dirección, pero también para la velocidad lineal y la capacidad de salto. 

En cuanto a metodología, los autores analizaron a los jugadores (24 en total) en 2 grupos de intervención.  Un primer grupo de entrenamiento de vibración y sobrecarga excéntrica inercial EVT (n = 12) y un segundo grupo de entrenamiento de fuerza combinado convencional CONV (n = 12), una vez a la semana durante 11 semanas. El entrenamiento EVT consistió en 2 series de 6 a 10 repeticiones en 5 ejercicios específicos y 3 complementarios (Figura 1).  Mientras que el grupo CONV utilizó un volumen comparable (2 series de 6 a 10 repeticiones en 3 secuencias de 3 ejercicios) con una aplicación convencional del entrenamiento de fuerza combinando ejercicios de peso libre, pliométricos y de velocidad lineal.

Las pruebas previas y posteriores a la intervención incluyeron diferentes test de aplicación específica para el rendimiento del deporte del fútbol. Para el objetivo prioritario se midió el cambio de dirección con una secuencia de sprint de 25 m con 4 cambios de dirección de 45° cada 5 m (V cut test en figura 2). Además, y como complemento al fantástico estudio desarrollado por los autores, también se midieron las pruebas de Sprint de 10 y 30 m, la capacidad de repetición de sprint RSA (6 x 2 x 20m con giro de 180º y 20” de descanso entre series), salto con contramovimiento CMJ y saltos con rebote RJ5.

En cuanto a los resultados del estudio la comparación de grupos mostró como muy probable un mejor rendimiento para el grupo EVT en el COD, pero a su vez también en la prueba de velocidad en 10 y 30 m, así como en la potencia promedio y altura de salto durante RJ5 (Figura 3). Uno de los grandes hallazgos que presentaron los autores fue la gran relación entre el aumento en la potencia de salto promedio y la reducción del tiempo del test V-CUT para el cambio de dirección. 

Estos hallazgos sugieren que una simple intervención de 25’ a la semana de entrenamiento de fuerza inercial excéntrica y vibraciones, conduce a una mejora en el rendimiento en el cambio de dirección, pero también en la mejora del sprint lineal y capacidad de salto en futbolistas profesionales. Encontramos por tanto en el estudio, razones suficientes a nivel objetivo, pero también a nivel científico, para plantear prácticas de entrenamiento basadas en la variabilidad y el entrenamiento diferencial, y alejarnos del entrenamiento tradicional de fuerza (normalmente basado en patrones de fuerza vertical y/o horizontal). La inclusión de ejercicios sobre el plano frontal y desplazamientos laterales en todos los ángulos y extensiones posibles, acompañados de elementos como situaciones inesperadas, perturbaciones, rotaciones y ejercicios unilaterales componen una mayor especificidad a la naturaleza estocástica de nuestro juego real y como consecuencia la optimización del rendimiento de nuestros jugadores. 

Tal y como venimos haciendo últimamente con estos artículos TOP que resumimos para vosotros, os proponemos algunas aportaciones más valientes y revolucionarias en vuestra práctica. Primeramente, quiero indicaros que, si no tenéis material como plataformas vibratorias o poleas cónicas, no os preocupéis ni abandonéis, podéis seguir esta metodología de entrenamiento variable y multiplanar a partir de bandas elásticas y diferentes tensiones junto con vuestra creatividad en cuanto a la incertidumbre, inestabilidad dinámica y contracciones excéntricas. En un segundo aporte, coincidimos con los autores que una sesión de estas características puede ser un estímulo óptimo para nuestros jugadores, pero que podríamos incluir una sesión adicional (en el MD+1) para aquellos jugadores que durante el microciclo no participan en la competición o juegan un número reducido de minutos. 

Esperamos que tanto el artículo como sus conclusiones y aportaciones prácticas hayan sido de vuestro agrado, y os invitamos a seguir avanzando en el desarrollo de nuestro blog a partir de vuestros comentarios, intervenciones y porque no, invitaros a comentar alguno de vuestros artículos propios o preferidos junto con nosotros…

Por cierto, ¿nos vemos la semana que viene en el congreso del “Cuerpo Técnico en la Élite”?

Seguimos avanzando…

Fútbol Revolucionario